Free counter and web stats
| Principal | ¿Quienes somos? | Revista | Libros | Ateos | Documentos | Escríbenos |

La Rebelión Comunera En Sus 220 Años
La rebelión de los Comuneros de El Socorro en 1781 fue una expresión de la lucha popular políticamente conservadora, pero históricamente revolucionario.

Autor: Ulises Casas Jerez [casasulises@hotmail.com].
Fecha: 01 de Julio de 2001.

SUSCRIBETE
Recibe oportunamente los articulos de la revista Crítica Política en tu buzón

La Rebelión de Tupac Amaru en el Perú, coetánea de la rebelión comunera, fue políticametente revolucionaria pero históricamente conservadora.

Hace doscientos veinte año, en marzo de 1.781, las masas populares de la Región de El Socorro, San Gil y sus alrededores se levantaron contra la imposición tributaria de la Corona Española. Simultáneamente en el Perú avanzaba un levantamiento armado para desterrar de toda la América el dominio español e restaurar el antiguo imperio de los Incas. Estos dos acontecimientos históricos no han tenido la mínima atención en el estudio oficial del sector académico del país. Ni el profesorado de la educación primaria, ni de la secundaria y menos aún de la universitaria, han tenido interés alguno en analizar o estudiar mínimamente estos sucesos históricos. La causa es sencilla: a profesor alguno le interesa el análisis de la realidad histórica de nuestros pueblos. Estamos afirmando que esto es lo general, pues hay algunas excepciones que nos confirman lo expresado aquí por nosotros.

La Escuela Ideologica de Filosofía, Historia y Economía Política viene desarrollando una actividad cultural en el sentido de interpretar el acontecer histórico de nuestros pueblos desde el ángulo del materialismo dialéctico e histórico. Significa ello que los principales acontecimientos de la historia de nuestros pueblos han de se rescatados, no sólo del olvido en que se les tiene por el sector académico, sino, además, dar a ellos la interpretación real que poseen en el contexto de la evolución social y de las contradicciones sociales que genera el desarrollo de las fuerzas productivas de cada pueblo.

EL LEVANTAMIENTO COMUNERO DE EL SOCORRO DE 1.781.-

Sobre el levantamiento comunero de El Socorro en 1781 se han escrito un buen número de monografías, pero la mayor parte de ellas han tenido el carácter de crónicas o de aporte de documentación del suceso histórico. En la recopilación de documentos de la época se ha logrado un trabajo de gran importancia. Pero en este sentido ha faltado la interpretación del acontecimiento a la luz de la evolución económica, social, política y cultural de la sociedad que lo protagonizó.

Para entender en profundidad un acontecimiento histórico lo debemos situar en el contexto de lo general, es decir, en el de la Humanidad y en el campo de lo particular, es decir, en su esencialidad y concritud. Veamos, entonces, la época histórica mundial dentro de la cual se dio el levantamiento comunero.

El siglo XVIII fue el siglo de las revoluciones burguesas de las cuales el prototipo político fue la Revolución Francesa de 1.789. Pero antes de ella, en Inglaterra, cien años antes, se había producido otra revolución de la naciente burguesía contra la monarquía feudal, ella fue la gloriosa revolución de 1.668; pero la revolución inglesa no trascendió las fronteras inglesas y por ello no pudo ser modelo político. Al lado de estos fenómenos políticos históricos se produjo otro acontecimiento de importancia en lo que hoy es los Estados Unidos Norteamérica; en los territorios de la Corona Inglesa, los colonos se levantaron contra la dominación de la Metrópoli y luego de algunos enfrentamientos declararon la Independencia en 1776. Nos encontramos, entonces, dentro de un ciclo histórico de inmensa importancia: el levantamiento de los Comuneros se lleva a cabo cinco años luego de la Independencia Norteamericana y ocho años antes de la Revolución Francesa; además, el levantamiento comunero se produce simultáneamente con la insurrección peruana dirigida por el Inca Tupac Amaru, descendientes directo de los emperadores Incas y quien poseía autoridad sobre el conjunto indígena de toda esa región americana de acuerdo a la misma legislación colonial española. El inca da inicio a su rebelión el 4 de noviembre de 1.780, es decir, cuatro meses antes de los sucesos de El Socorro.

Carácter político.-

La rebelión comunera enarbola la consigna Viva el Rey, abajo el mal Gobierno; se inicia, entonces sobre la aceptación y legitimación de la dominación colonial española. Es por ello que la podemos catalogar como conservadora. Pero el propósito es la rebaja tributaria y la extinción de algunos impuestos. Con ello posibilitaba un acumulado económico que generaría la formación de un sector social que, posteriormente, asumiría poder político; el poder económico genera poder político, ideológico y cultural. En este sentido la rebelión es revolucionaria, históricamente generaría un avance político que daría al traste con la dominación feudal española.

El manifiesto del Inca reivindica el derecho indígena a gobernar la América y la ilegitimidad del dominio español; afirma: D. José I por la gracia de Dios Inca, Rey del Perú, Santa Fe, Quito, Chile, Buenos Aires, y continentes de los mares del Sud, duque de la Superlativa, Señor de los Césares y Amazonas con dominio en el gran Paitití, Comisario distribuidor de la piedad divina por erario sin par, etc... Esta expresión es política y revolucionaria porque no reconoce la legitimidad del Rey español. Pero históricamente fue conservadora por cuanto se pretendía restaurar el Imperio de los Incas, sus antepasados y la Historia no se devuelve sin que evoluciona. La era de los Imperios era, ya, cosa del pasado histórico de la Humanidad. Precisamente las mismas monarquías europeas agonizaban a manos de la burguesía en ascenso mediante su poder económico mercantil e industrial

Las condiciones económicas, el nivel de las fuerzas productivas en las colonias, y en particular en la Nueva Granada, no podían generar clases o grupos sociales capaces de llevar a cabo una gesta independientista, como sí lo pueden hacer luego los criollos, descendientes directos del conquistador español. En las colonias españolas, al cabo de trescientos años de dominación, se habían formado unas castas que habían logrado un acumulado económico capaz de generar poder político. Pero había unas regiones como Perú, Ecuador, Bolivia, Centro América, en donde hay aún un predominio o influencia indígena. Colombia ha sido predominantemente mestiza, mezcla de español e indígena y esto caracteriza la rebelión comunera: era una rebelión de mestizos. Su derrota era inevitable por cuanto su dirigencia no poseía el elemento ideológico base sobre la cual se puede producir una revolución política. Precisamente, fue el arma ideológica la que la derrota: 20.000 comuneros armados de arcabuces, escopetas, machetes y garrotes, son derrotados por un libraco de vieja data, la Biblia y los Evangelios católicos. El Arzobispo de Bogotá, Caballero y Góngora, armado de ese instrumento y la falsedad del discurso los dispersó hacia sus lugares de origen sin disparar un solo tiro. Este clérigo que luego fue nombrado Virrey, registró en la Notaría de Zipaquirá una escritura mediante la cual afirmó que la firma de las Capitulaciones no tendría validez ya que era el producto de la intimidación violenta de los Comuneros.

Es la casta criolla, la que unos pocos años después puede dar el salto independientista, cuando ya posee el poder económico suficiente como para asumir el poder político, pero esto es posible porque la burguesía mundial y, en particular la inglesa, la apoya a través de su organización, las logias masónicas. La masonería era el medio ideológico y político que permitía la emancipación de las colonias para lograr la libertad de comercio que la Corona española impedía a sus colonias. Y quien más interés tenía de esa libertad de comercio era la burguesía mercantil e industrial de los países más avanzados de ese entonces, Inglaterra, Holanda, Bélgica y otros más.

Pero ya desde el mismo fenómeno comunero, hubo algunos elementos comerciantes que estuvieron tras los acontecimientos, al acecho de una posible victoria para colocarse al frente en el poder político que ellos sí podían liderar. Era su cabeza el Marqués de San Jorge, aristócrata santafereño dueño de grandes dehesas de ganado en la sabana de Bogotá y proveedor de la carne que se consumía en la capital. A su alrededor había otros personajes del mismo nivel económico y social que posteriormente pudieron salir a escena, cuando ya las condiciones económicas permitían asumir el enfrentamiento con la dominación colonial.

Los comuneros no pudieron generar un liderazgo político, pero el criollaje sí lo pudo lograr sobre su acumulado económico y, además, las nuevas condiciones mundiales que derribaban el caparazón monárquico feudal.

Entender la esencia del fenómeno histórico es lo que nos permite situarnos en el contexto histórico del presente y poder avisorar las posibilidades del desarrollo económico y social del futuro.














Video completo aqui con Ares.




|Inicio||Quienes somos||Revista||Libros||Enlaces||Ateos||Documentos|