Free counter and web stats
| Principal | ¿Quienes somos? | Revista | Libros | Ateos | Documentos | Escríbenos |

los comuneros del socorro

Autor: Ulises Casas [casasulises@hotmail.com].
Crítica Política Numero: 152.
Fecha: 01 de Marzo de 2007.

SUSCRIBETE
Recibe oportunamente los artículos de la revista Crítica Política en tu buzón

“El 16 de marzo de 1781, dice don Salvador Plata, fue cuando una mujer seguida de pocos hombres, arrancó del lugar en que se había fijado e hizo pedazos la tabla que contenía los reglamentos para el establecimiento de la sisa. (Llamábase armada de barlovento este impuesto, que algunos denominaban sisa o alcabala nueva).

“El segundo levantamiento en Simacota ocurrió el diez y siete de marzo, contra el Administrador de Tabaco don Diego Berenguer y los guardas de la renta”. ( El movimiento comunal de 1781 en el Nuevo Reino de Granada- Pablo E. Cárdenas- Tercer mundo- Tomo I- segunda edición 1980- Bogotá).

Conocer nuestra Historia es esencial si queremos entender nuestro presente y las perspectivas del futuro de nuestra sociedad. Ya, muchas veces hemos venido afirmando la necesidad del conocimiento de la Historia; sin embargo, para las castas dominantes y quienes no comprenden el fenómeno educativo, el estudio de la Historia los tiene sin cuidado. Lo han quitado de la enseñanza escolar y académica.

El movimiento comunero de 1781 es un acontecimiento que fundamenta el comienzo de la Independencia que viene luego a los treinta años, la que posee sus propias viscicitudes hasta cuando con las guerras de Independencia se sella ésta.

El movimiento comunero, liderado por Berbeo y José Antonio Galán, es el reflejo de las luchas de ese entonces por la liberación del dominio del imperio español que llevaba ya trescientos años durante los cuales pusieron fin, criminalmente, a nuestras culturas y saquearon nuestra América en provecho de la potencia europea y del capitalismo mundial. El movimiento comunero fue, a la vez, una especie de continuidad del levantamiento rebelde del Inca Tupac Amaru en Perú; en efecto, en Silos, Santander, se publicó el manifiesto del Inca en el cual declaraba la restauración del imperio de sus antepasados y una lucha sin cuartel para desalojar de este continente al invasor europeo.

Pero los dos movimientos tenían características diferentes ya que la situación de los indígenas de Perú no era igual o similar siquiera a los mestizos de la Nueva Granada; en efecto, los indígenas peruanos poseían su propia organización y es ella la que posibilita el levantamiento aunque fuese vencido por circunstancias que no son del caso analizar en este momento, pero que ya lo hemos hecho en otras oportunidades.

Lo que hoy estamos es recordando la gesta comunera para que las generaciones presentes sepan que nosotros no olvidamos los acontecimientos que han sido la estructura de nuestra historia y de nuestro ser social.

El movimiento comunero fue una particularidad de los pueblos latinoamericanos: políticamente fue un levantamiento de carácter conservador pero históricamente revolucionario. Nos explicamos: la consigna de los comuneros fue “viva el Rey, abajo el mal gobierno”, con lo cual aceptaban la legitimidad de la dominación española; el movimiento pretendía obtener la suspensión de algunos impuestos y la rebaja de otros, pero en todo caso que se les tratara dignamente; la supresión de impuestos y la rebaja de otros, implicaba la posibilidad de aumentar el acumulado económico de quienes en las regiones en donde se produce el movimiento se dedicaban a la confección de productos de carácter mercantil; es en este aspecto que el movimiento es históricamente revolucionario ya que con ese acumulado se posibilitaba adquirir poder económico que generaría poder político y en esa forma constituir una clase social que rompiera las estructuras feudales y colonialistas de la Metrópoli española.

En cambio, el movimiento de Tupac Amaru era políticamente revolucionario pero históricamente conservador: en efecto, el Inca pretendía expulsar al español de América para restaurar el imperio incaico y esto último era históricamente conservador porque la Historia no se puede devolver; pretender la restauración del imperio incaica era volver al pasado; por ello el movimiento era conservador.

Sin embargo los dos movimientos marcan el paso a etapas superiores de la Historia de nuestros pueblos y por ello los recordamos hoy quienes participamos del hacer histórico y lo exponemos a las sociedades latinoamericanas para que conozcan su Historia y así puedan construir las sociedades del futuro sobre estructuras de libertad y dignidad.














Video completo aqui con Ares.




|Inicio||Quienes somos||Revista||Libros||Enlaces||Ateos||Documentos|